“EL PASO” EN MONDRÓN

REPRESENTACIÓN, EN 1929, DE LA PASIÓN, MUERTE

Y

RESURRECCIÓN DE CRISTO



Conversando con personas nonagenarias- casi centenarias- he podido rescatar para nuestra historia local algunas celebraciones religiosas del pasado que todavía perviven en la memoria colectiva de la gente. Tal es el caso de la escenificación de la pasión, muerte y resurrección de Cristo: EL PASO.

Las dos únicas personas interrogadas con posibilidades de recordarlo – gracias a su admirable longevidad y excelente memoria- me dicen que la celebración de El Paso en Mondrón fue muy popular en su tiempo y su fama se extendió por toda la comarca. En esto se adelantaron los mondronenses en varios lustros a otras localidades vecinas, al menos hasta donde yo he podido averiguar… Esta escenificación tuvo lugar, casi con toda seguridad, durante la Semana Santa de 1929, cuyo Viernes Santo coincidió aquel año con el día 29 de marzo, aunque no se descarta la existencia de más representaciones en años anteriores, pero la de éste se recuerda como la más cercana en el tiempo y también como la que alcanzó mayor grado de devoción, popularidad y recogimiento entre los asistentes... Para situarnos bien en el tiempo, diré que en España reinaba el rey don Alfonso XIII, abuelo paterno de nuestro rey actual, y que ejercía el gobierno el general don Miguel Primo de Rivera mediante una Dictadura. Este era el contexto histórico en el que se desenvolvía la vida de la gente en aquellos ya lejanos años… Por aquel entonces se estaba construyendo, a punto de finalizar las obras, la carretera que une Puente Don Manuel con Colmenar... En otro lugar de esta misma página se muestra un plano que pone de manifiesto cómo en 1928 las obras de la citada carretera –que obviamente transformó la vida económica y social de esta pequeña localidad, así como la de otras muchas de nuestra comarca—alcanzaban ya la altura del lugar conocido por el topónimo Arroyo de la Cueva. En este sitio quedaron paralizadas algún tiempo hasta su posterior reanudación y terminación en Colmenar.


Las personas encargadas de la organización y ensayos parece ser eran de la cercana localidad de Cajiz, pedanía de Vélez-Málaga, donde estas representaciones religiosas alcanzaron un alto grado perfección y verismo --tradición que continúan en la actualidad con notable éxito-- utilizando textos con aromas de los siglos XVI y XVII cuando estos actos religiosos se celebraban en los atrios de los templos hasta que después pasaron a representarse al aire libre para asemejarse más a las escenas del Calvario. Estos directores u organizadores—un hombre y una mujer, se recuerda-- aportaban las vestiduras y demás elementos escénicos apropiados para la representación, y seleccionaron las personas de la localidad más idóneas para encarnar los distintos papeles de los personajes que nos dicen los textos bíblicos participaron en la pasión de Cristo. Uno de los informantes me cuenta – cito como mera anécdota—que las “caretas” de los doce apóstoles las trajeron en una caballería, metidas en un serón, cedidas para la ocasión por la Iglesia de Riogordo…Mientras se hacían los ensayos, los niños jugaban con ellas (tenían grabado el nombre de cada apóstol) y es fácil imaginarse cómo se divertiría aquella chiquillería con lo que para ellos era una novedad, pues cabe suponer que no muchas cosas conocerían en aquellos precarios tiempos sobre los discípulos del Señor…

       

              Zona donde se realizó el " Paso"                                          Zona donde se ubicó el "ventorro"


Los ensayos se realizaban en la llamada “era de La Molina” en un improvisado escenario cerrado con cortinas… Las representaciones tuvieron lugar en el llano situado detrás de la casa que actualmente pertenece a Celedonio Zorrilla Alba. Los asientos para el público eran tablones que se apoyaban sobre montículos de tierra. Más realismo y similitud con las escenas del Gólgota, no es posible… En la cercana vivienda de la familia Caro se estableció “un ventorro” para suministrar bocadillos y bebidas a los asistentes. También en aquellos tiempos la gente sabía aprovechar cualquier evento para montar su “chiringuito” o pequeño negocio… Los niños –Francisco López López (Frasquito López) y Emilio Pascual Campos (Emilito) -- me lo cuenta éste último, ya en avanzada senectud, pero con envidiable plenitud de facultades físicas y mentales--, vendían agua en un botijo, y como buenos pícaros--los lazarillos nunca han faltado en nuestra tierra -- lo llenaban en un arroyo cercano y la vendían pregonando “¡ a perrilla la pechá!”, como procedente de la conocida y exquisita fuente del Acebuchar…Es precisamente este hombre, Emilio Pascual Campos, la única persona superviviente de aquella celebración, y la que más y más fidedigna información me ha suministrado sobre la representación religiosa que comento.

                                       

                   Francisco López López                                                             Emilio Pascual Campos


La asistencia a las representaciones fue muy nutrida debido al entusiasmo que despertó en los caseríos, cortijos y poblaciones vecinas. En los aledaños de Mondrón – recuerdan - había centenares de caballerías amarradas a los olivos, utilizadas como único medio de desplazamiento en el ámbito rural en los tiempos que corrían; Las señoras también utilizaban estas caballerías con sus típicas jamugas, tan usadas en los cortijos por aquel entonces, y hoy exhibidas en los museos de antigüedades como reliquias del pasado…


Jamugas


Los actores principales, cuyos nombres perviven en la memoria colectiva, y que cito por mera curiosidad, fueron vecinos de la localidad, muchos de ellos con descendientes todavía en la misma, aunque hubo también algunos participantes de poblaciones aledañas. Se dio el caso de que actuaron varios miembros de una misma familia. Esto nos da idea del interés que esta celebración suscitó entre el vecindario. ¡ Lástima que no tuviera continuidad en el tiempo!. No me ha sido posible recabar más datos sobre ellos, pues el paso del tiempo diluye el recuerdo de hechos y personas si éstos no se plasman en un escrito. Es precisamente lo que hago ahora. El número de personas que normalmente intervienen en estas celebraciones son alrededor de 150. Produce admiración cómo la gente recuerda, pese a haber transcurrido casi un siglo, nombres, roles, escenarios y anécdotas, que se han ido transmitiendo de generación en generación con bastante fidelidad, pues sobre el hecho no aparece nada escrito en ningún sitio, al menos hasta donde yo he podido averiguar. Es lo que se llama la tradición oral—el boca a boca--, que, cuando el hecho trasmitido por este medio no es muy lejano en el tiempo, aporta datos poco deformados y bastante fidedignos.

Estas fueron algunas de las personas que actuaron en las representaciones:

CRISTO: -- “Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu.” Y dicho esto, expiró.

Fue representado por el conocido vecino Francisco Palacios, “Paco Luciano”, cuyo físico se asemejaba mucho al de Jesús. La flagelación se hizo con tanto realismo, que el Sr. Palacios estuvo varios días en cama a consecuencia de los fuertes azotes recibidos…Se dice que tal vez por este hecho no hubo en adelante más representaciones en Mondrón, pues no muchos con la fisonomía de Cristo estaban dispuestos a asumir su papel con este antecedente…Pero esta razón es demasiado simplista..Pienso que la interrupción se debió más bien a los acontecimientos políticos que se avecinaban en nuestro país y que presagiaban un ambiente poco propicio para la paz y sosiego que requieren este tipo de representaciones.



LA VIRGEN: “Junto a la cruz de Jesús estaban su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Cleofás, y María Magdalena. Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, dice a su madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo.» Luego dice al discípulo: «Ahí tienes a tu madre.» Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa.”

María Frías Godoy: Esta fue la joven—muy bella, según testimonio de quienes la recuerdan en su juventud,-- elegida para representar a la Virgen María en el drama del Calvario.



María Frías Godoy. "Virgen"



PILATO: “No encuentro ninguna culpa en este hombre.”

Asumió su papel Manuel Fernández Benítez, “Manolico El Porro”, con muchas cualidades para encarnar a este personaje. Era un buen lector. Muchos años antes de la llegada del cine y la televisión a estos lugares, reunía en su casa a los vecinos de la localidad para leerles—hago el inciso por mera curiosidad-- durante las largas veladas de invierno, al calor de la lumbre del rincón de la chimenea, la popular novela sentimental Genoveva de Brabante, que tanto deleitaba a la gente en aquellos tiempos, y que muchas de nuestras abuelas se sabían casi de memoria, y a quienes les hizo derramar no pocas lágrimas…


Manuel Fernández Benítez. "Manolico El Porro"


BARRABÁS: Dijo Pilato: “Yo no encuentro en él ninguna culpa. Es costumbre entre vosotros que por Pascua ponga a uno en libertad. ¿Queréis que os suelte al rey de los judíos? Volvieron a gritar: “A ése no, a Barrabás.” El tal Barrabás era un bandido.”

La figura de Barrabás la representó el vecino Pedro Gómez Bayo (Perico), persona aún con bastantes descendientes en la localidad, Tenía carisma de buen actor.



JUDAS ISCARIOTE: “Todavía estaba hablando, cuando aparece gente; y los guiaba el llamado Judas, uno de los Doce. Y se acercó a besar a Jesús. Este le dijo: Judas, ¿con un beso entregas al Hijo del hombre?”

Tras haber obtenido las treinta monedas de plata como precio de su traición, al poco tiempo se arrepintió de sus actos e intentó devolverlas, y al ser rechazadas, las arrojó en el templo. Desesperado por la gravedad de su delación, se “se suicidó ahorcándose en un árbol.”

Diego Mateos Moreno, del cercano caserío de La Viña, encarnó bien el papel asignado. Era persona seria, circunspecta y poco expansiva…Poseía cierto grado de cultura. Después fue uno de los llamados “maestros itinerantes”. De carácter adusto y un poco introvertido, era el hombre ideal para encarnar a este personaje.
El papel de JUDAS era—por razones obvias-- el que más animosidad concitaba y concita entre los creyentes.



ABRAHAM: “¡Abraham , Abraham ¡” El respondió: ”Heme aquí.” Díjole: “Toma a tu hijo, a tu único, al que amas, Isaac, vete al país de Moria, y ofrécele allí en holocausto en uno de los montes, el que yo te diga.”

Emilio, apodado “Cayoya”, de Alfarnatejo, “maestro de molino” en Mondrón , fue la persona que hizo el papel del llamado “ padre de los creyentes.” Esta era una de las escenas más emotivas en la celebración.



EL ANGEL: “Alargó Abraham la mano y tomó el cuchillo para inmolar a su hijo.” Dijo el Ángel: “No alargues tu mano contra el niño ni le hagas nada, que ahora sé que tú eres temeroso de Dios, ya que no me has negado a tu hijo único.”

Emilita Frías Godoy: Esta niña fue “ el ángel” que detuvo el brazo de Abraham para que no degollase a su hijo Isaac en el monte Moria.. Por su corta edad, fue la persona elegida para esta escena.



     Emilita Frias Godoy " El Angel"


LA MAGDALENA : “Mujer, ¿por qué lloras?” Ella les responde: “Por que se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto.”

Ella tuvo el privilegio de ser la primera persona en ver a Jesucristo resucitado de entre los muertos.

Este papel se le asignó a María Lucía López González, joven de bello rostro muy semejante a como nos pintan –Tiziano entre otros-- el de la María Magdalena histórica.




María Lucía López González " Magdalena"



LA SAMARITANA: “Junto al pozo de Jacob, Jesús pidió agua a la samaritana. Esta le dice: “¿Cómo tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy una mujer samaritana?”
Pues no se tratan los judíos con los samaritanos. Jesús le respondió:”Si conocieras el don de Dios y quién es el que te dice dame de beber, tú le habrías pedido y él te habría dado agua viva.”

María Zorrilla Delgado era la joven que encarnó el papel de la samaritana. La recuerdan como la mujer “que llevaba el cántaro...”. Sobre la participación de esta persona y la identificación con el personaje, no existe la menor duda. Todas las informaciones coinciden en afirmar que ella fue la Samaritana.



María Zorrilla Delgado "Samaritana"


LA VERÓNICA: Santa Verónica es recordada por su gesto compasivo hacia Jesús camino del Calvario. Esta mujer—la Verónica—se acerca y enjuga con su velo el rostro ensangrentado y sudoroso de Cristo, que según la tradición, quedó grabado en el mismo. Es el conocido como “Velo de la Verónica”, sobre el que tanto se ha escrito…

María Báez Fernández, que habitaba en la cercana Barriada de Vilo, fue la joven seleccionada para hacer de Verónica.



EL GALLO: “Te digo, Pedro: No cantará hoy el gallo antes que hayas negado tres veces que me conoces.”.

Antonio Zorrilla Delgado (Antonio del Rubio). Imitaba muy bien la onomatopeya "quiquiriquí". Por ello lo eligieron.



MARÍA BAUTISTA RUÍZ: Sabemos que representó uno de los papeles importantes, pero no he podido averiguar cuál fue.




María Bautista Ruíz



SOLDADOS: “Los soldados, después que crucificaron a Jesús, tomaron sus vestidos—con los que hicieron cuatro lotes, uno para cada soldado--, y la túnica. Era una túnica sin costura, tejida toda de una pieza de arriba abajo.”

Manuel Madrid Pascual (Madrilillo), Francisco López González (Frasquito Pocaleña), Mateo Zorrilla Delgado (Mateo del Rubio) , Francisco López Oviedo , y otros jóvenes de la localidad fueron los soldados. Algunos descendientes identifican su papel diciendo, no sin cierta gracia e ingenuidad: “el era uno de los que llevaban el casco y la lanza…”.

        

      Manuel Madrid Pascual            Francisco López González       Mateo Zorrilla Delgado       Francisco López Oviedo


Probablemente hubo otras representaciones religiosas similares a la mencionada, pero solamente de ésta existe un recuerdo fidedigno. Es evidente que el sentimiento religioso tuvo un gran arraigo entre la población local de aquellos tiempos. Esta y otras prácticas religiosas—algunas de las cuales perviven en la actualidad—así nos lo confirman.




Segundo PASCUAL TOLEDO
26/09/2011